El exvocalista de Oasis se encuentra inmerso en un período de reposo absoluto luego del accidente que sufrió este fin de semana tras su actuación en el festival 'Isle of Wight'.

Una vez finalizado su concierto, el intérprete trató de montar en un helicóptero que le llevaría de vuelta a casa. Sin embargo, mientras trataba de subir las escaleras, el artista tropezó y se golpeó contra el suelo. Fue una dura caída que le dejó con la nariz rota y varias magulladuras repartidas por todo el rostro.

"Estoy muy disgustado al tener que cancelar mi concierto de Belfast de este fin de semana. Sufrí un accidente después del festival IOW y me he golpeado la nariz, por lo que no puedo cantar. Los médicos me han dicho que tengo que descansar. Quiero disculparme con toda la gente que ya había comprado tickets. El show será reprogramado... ¡Os lo compensaré!" fue algo de lo que escribió Gallagher en twitter.

Además de los contratiempos sufridos y los decepcionantes cambios de planes debido al imprevisto, Liam Gallagher no ha perdido el sentido del humor ni las ganas de disfrutar de su último cumpleaños como 'cuarentañero.