Desde el 2008, y hasta el momento, Britney Spears no puede tomar decisiones sobre su carrera o vida privada sin aprobación de su padre, y ahora ha sufrido un nuevo golpe en su intento por ser libre.

El tribunal de Los Ángeles ha rechazado la demanda para que su papá, James Spears, deje de ser su tutor legal y administrador, descartaron considerar retirarlo del cargo. A pesar de eso, a petición de la cantante, la empresa financiera Bessemer Trust fue nombrada co-conservador de las finanzas de Britney.

“Mi clienta me comentó que tiene miedo de su padre. Ella no volverá a cantar si su padre continúa a cargo de su carrera“. Reveló el abogado de la cantante.