Después de recibir malas noticas sobre su estado de salud, Selena Gomez fue ingresada a un hospital psiquiátrico por un colapso nervioso.

Tanto seguidores como familiares se vieron muy afectados por esta noticia, pero quien nos ha sorprendido con su reacción fue su ex novio, Justin Bieber, quien al poco tiempo de que se diera a conocer la noticia fue visto siendo consolado por los miembros de su iglesia. Según testigos, se veía preocupado y al borde de las lágrimas.

Además, según una fuente cercana a Justin, ambos han tenido luchas emocionales y en el pasado lucharon juntos en contra de estos problemas.